El Jardi de l'Àpat

Torre con la mejor cocina catalana y braseria. Vistas panorámicas de Barcelona rodeado de vegetación. Junto al Parque Güell.

Saber mas...

Comentarios

Es un sitio diferente a lo que hay en Barcelona,por su vegetación y sus vistas, en la terraza da la sensación de estar fuera de Barcelona.

A nosotros nos encantó la comida, típica catalana con platos abundantes y con una relación calidad/precio inmejorable

“Un lugar ideal para probar comida tradicional.”

Siempre pido sus carnes a la brasa. El trato es amable. Las vistas de la ciudad son fantásticas. Es mi restaurante preferido para disfrutar de su terraza en verano.

“Buena comida catalana sin pasarse”

El lugar inmejorable al lado del parque guell, la comida tipica catalana esta bién, el precio no es caro pero el servicio va más bien lento.

“Promoción válida para...”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 1 mayo 2014

Promoción válida para primeros y segundos.Los postres. cafés, bebidas, complementos (pan) están excluidos. Recomendable .

“Cocina tradicional y de temporada”
3 de 5 estrellas Opinión escrita el 6 abril 2012 mediante dispositivo móvil

Es un resraurante algo apartado del centro de BCN pero con una buena carta de cocina a la brasa y platos de temporada. Un sitio agradable, poco ruidoso y con un servicio atento y cordial.

“Gran variedad de carta”
5 de 5 estrellas Opinión escrita el 10 abril 2012

El sitio es muy bonito y apartado del bullicio del centro. La carta muy extensa y variada. Los platos generosos y de elaboración casera. El precio quizá un poquito excesivo. En general totalmente recomendable.

Es un restaurante con estupendas vistas. Tiene varios pisos y muchas escaleras, hay zonas que mas que un restaurante parecen un merendero de montaña. Para ir con los amigos y pasar un buen rato. El menú de calçotada no esta mal, los calçots muy buenos ilimitados pero la salsa es bastante limitada. La carne buena en si, chuletas (dos) de cordero , un chorizo y una butifarra, un puñado de judías, media patata fría y media alcachofa. El postre bien crema catalana o helado de turrón con chocolate desecho por encima. Copa de cava al final. La verdad es que lo pasamos muy bien nos pusieron para beber vino en porrón y hay que decir que muy pero que muy peleón. El servicio correcto. El precio es sin IVA. un dato a tener en cuenta.
Para volver de vez en cuando.

 

Estuvimos para celebrar una reunión de amigos de nuestra epoca joven, después de unos años de no coincidir, por distintos motivos, todos juntos, con las parejas o no. Se trataba de pasarlo lo mejor posible y lo conseguimos. El sitio es adecuado para grupos, el ambiente estubo localizado en el salón donde nos ubicaron para la ocasión, la atención, la normal para un evento como este, el menú....... bien, ya que no era lo más importante y el precio correcto por lo que nos sirvieron (hay varios menús a elegir, según presupuesto disponible). En general se recomienda para celebraciones y/o eventos grupales ludico-festivos. Tambien hacen "Calçotades". El aparcamiento es relativamente facil en los alrrededores(con suerte). Repetiremos si se presenta la ocasión.

Tras estar en el Parc Güell nos acercamos a este restaurante en busca de comida típica catalana y salimos muy contentos. Una ración bastante generosa de calçots , canelones, caracoles y croquetas nos dejaron más que satisfechos y con un muy buen recuerdo del lugar

Hemos visitado en este restaurante recomendado por unos amigos, y la verdad es que hemos quedado muy satisfechos. Calçots buenísimos a si como la salsa y pudiendo repetir todos los que quisimos con una atención muy atenta Volveremos

El local es acogedor muy rústico y dispone de buenas vistas. La terrazas deslucen un poco por las sillas de plástico verdes típicas de bareto. Por lo que recomiendo entrar en el comedor. El servicio muy atento, se come muy bien, la comida está rica y no especialmente cara.

Soy nuevo en el barrio y un zapatero de la zona me lo recomendó (siempre hay que hacer caso de la gente del barrio). No me podía creer que hubiera una puerta hacía un pueblo de girona al girar la calle.

El ambiente muy agradable, comimos en la terraza y estuvo muy pero que muy bien. nada de ruido y una temperatura agradable.

La comida buena, nada espectacular, pero es que vas a comer carne a la brasa. Lo importante es que sea buena la carne, que lo era, y que no hagan muchas florituras.

Pedimos vino y casera para acompañar. Relación calidad muy bien.

El restaurante cuenta con magnificas terrazas. El trato es amable y exquisito y algo muy importante para los que tenemos mascotas, es que aceptan perros.
La carta y menú, amplia a un precio razonable.
Comida de mercado de calidad más que aceptable, sin ser ostentosa.

   Buenas vistas, servicio amable y calidad de la comida muy buena. Los calçots y los caracoles riquisimos,

 Pienso que la puntuación "normal" no es justa. Restaurante de comida catalana para una mañana o una tarde por el Parque Güell. Servicio familiar y sin estridencias, comida bien y precios muy ajustados. Estupendos los canelones casolans y la butifarra y crema catalanas.Lástima no haber estado en época de calçots. Repetiría.

Comida catalana de auténtica masía. Comimos calcots, ternera con setas, pollo con prunas y churrasco. productos de calidad, abundante y una gran relación calidad precio. El producto sólo es superado por su servicio... encantadores