El Mirador de Sant Just

El restaurante Mirador de Sant Just te ofrece un ambiente original y diferente. No sólo por su vista panorámica, sino también por una cuidada estética que recorre cada detalle del lugar, desde su entrada, hasta sus escaleras y comedor.

Saber mas...

Comentarios

Restaurante tranquilo ideal para cena romántica. A través del restaurante se accede a un mirador con vistas muy bonitas. Servicio perfecto, simpáticos y sin atosigar. Comida con relación calidad precio correcta.

“Pintoresco lugar”

Situado en altura, insertado en una chimenea de una antigua cementera ofrece buena vista y una comida muy aceptable, buen servicio y en definitiva buena relación calidad precio. Al terminar la cena puedes subir hasta lo alto de la chimeneo y ohhhhhhhhhhhh! que vistas

“Estupendo para una velada...”

Estupendo para una velada romantica y tranquila o para una celebracion de adultos con tiempo. Los platos bien presentados pero algo escasos en cantidad. Las vistas y la decoracion son uno de sus atractivos. Seguramente volveremos.

“Con muchas posibilidades”
3 de 5 estrellas Opinión escrita el 4 septiembre 2014

Comida con 2 amigos.
Restaurante con muchas posibilidades pero no ha estado a la altura de lo que me esperaba!
Presentación muy buena pero las raciones un poco escasas.
La ensalada de salmón demasiado alineada y el salmón muy salado.
Los medallones de ibérico con la carne muy correosa, creo q el envoltorio de bacon sobraba!
Postres caseros muy buenos.
Gran atención y ganas de hacer las cosas bien.
Un sitio que repetiré, pero buscaremos un cambio de platos!

Muy recomendable tanto los platos de temporada como los fijos. Ambiente muy tranquilo y buen servicio. Para rematar la velada, recomendable subir a lo alto del mirador

 Trato perfecto. fuimos con unos amigos a celebrar un aniversario, estando el local lleno el servicio fue muy atento. la comida elaborada y riquisima. No olvideis subir al mirador, vistas fantasticas.

Había estado hacía tiempo y al entrar y verlo vacío pensé que quizás había perdido calidad. La cena con amigos fue muy agradable, bien atendidos, los tiempos de espera correctos, los platos bien presentados, y la calidad y sabor de los platos impecables. Luego fuimos arriba al mirador, las vistas merecen la pena.Volveremos.

 

Aparte de nombrar las fantasticas vistas que hay, quiero resaltar el surtido de arrozes que tienen. Casi podria confirmar que el caldoso que tienen es uno de los mejores que he provado en Barcelona.
También quisiera hacer una mención especial al servicio, fué muy atento.

 

Un sitio agradable con hienas vistas. En cuanto a la comida lo mejor fue la fideua.
En este caso fue la comida a base de canapés y bien

 

Por supuesto, no se puede ser referente solo por una apuesta arquitectónica original, que lo es. Pero el Restaurante no esta tan mal como he leído en otras críticas, ni tan excepcional como alguno escribió. A mi juicio el local está bien, las vistas muy bien, el servicio discreto (como leí) cosa que valoro mucho y la comida correcta. En cuanto al precio, lo veo elevado por la oferta ofrecida; por lo que el resumen final es correcto pero muy justo.

 
 

Al lado del taller de arquitectura de Bofill , hay un mirador donde puedes ver toda la ciudad desde collserola hasta el mar , cocina muy cuidada, croquetas exquisitas, ensaladas, tratar atún , carnes , buena calidad, bien tratados los platos y servicio amable . Puedes comer a partir de 40 e

Reservamos para cenar un grupo de amigos con los cuales nos gusta buscar restaurantes para el encuentro anual que tenemos y la verdad es que no pudimos elegir mejor!!!!! El trato del personal fue exquisito desde la reserva telefónica hasta que nos trajeron la cuenta!!!! La comida deliciosa, como dato, cuando hice la reserva les comente que una de las comensales era alérgica al melocotón y a la hora de pedir uno de los principales nos informo que unos de los ingredientes era el melocotón! !! Fabulosoooo!!! Muy recomendable!!!!

Bonito sitio El restaurante está muy bien, decoración,recepción

En resumidas cuentas la velada fue todo un acierto, cenamos muy bien,comida d calidad y como no después unas vistas espectaculares desde la cima d la chimenea.

4 de 5 estrellas

Se come genial, y el lugar a mí personalmente me encanta. Los precios son caros, pero con el descuento se puede. Y tienen una buena selección de vinos.

 Dada la fama que tiene, tanto por su ubicacion, como por el 'prestigio' que se le supone, esperaba algo mas de este restaurante. El lugar és bonito para una cena romàntica o con amigos, però el servicio fue muy lento y el precio un tanto excesivo para los platos que sirven.

   Un restaurante que no solo juega la baza de su estética y sus vistas ,si no que tiene en la elaboración y presentación de sus platos su fuerte. No por ello pasaremos por alto la especial atención de su servicio , así como una carta que señala los platos elaborados con productos de mercado de proximidad.Si bien la carta no es demasiado grande ( ni pequeña) lo que ofrecen lo hacen muy bien (acertaras seguro). El precio sigue siendo correcto. Por todo ello como decía al principio , un placer repetir.

Un restaurante característico ubicado en la que fue la chimenea más alta de Europa, con 105 m. de altura y con un mirador fantástico.
La presentación es excelente.
En general todos los platos estaban bien elaborados, pero un primero que contenía dados de salmón estaban excesivamente fríos, con el centro algo helado.