Ristol Viladecavalls

Ristol Viladecavalls ocupa un puesto destacado en el panorama gastronómico de la ciudad y de toda la comarca. Constituye uno de los pocos restaurantes de la ciudad que aparece recomendado en la famosa Guía Michelín y desde el año 2006 forma parte del colectivo de cocineros del Vallés Occidental, Cuina Vallès.

Saber mas...

Comentarios

Ya son varias las ocasiones que he acudido al restaurante, carta, menú diario todo excelente, buen servicio y buena oferta gastronómica, muy bien dirigidos por Lluis Ristol. Recomendable 100%.

Fuimos en familia, trato excelente, comida trabajada y en su punto, buenas vistas desde el comedor, parking al aire libre enfrente,ambiente relajado.En general exquisito, un restaurante para repetir

“Muy bueno" comida excelente acorde con el servicio. Mesas amplias,discreción, y ambiente Tranquilo Precio medio-alto

Mi dieron buey por atún, el resultado exquisito.Pedía tataki de atún y me trajeron rabo de buey relleno de foie -que resultó excelente-. La ración más que correcta. El carpaccio de ceps, exquisito auque muy escaso. El steak tartar bastante insípido. Buena música jazz y cocina a la vista. El trato muy bueno y profesional. Recomendable por la calidad pero no por su calidad-precio.

Fuimos un domingo a comer y nos ha gustado mucho, el trato genial y la comida muy buena. Ha sido una gran eleccion. Muy recomendable

 

Siempre que podemos vamos a este restaurante , y la verdad que todo esta exquisito, ahora lo mejor de postre las torradas de santa Ana con crema catalana, increibles! te quedas con ganas de mas! tiene menus tanto de mediodia como de noche y todo esta buenisimo!

 

El Restaurante Ristol se encuentra ubicado en el centro de Viladecavalls muy cerquita de Terrassa y excelentemente comunicado.
Tiene un aparcamiento público a unos cien metros.
Estuvimos ayer viernes mi esposa y yo a cenar. Habíamos hecho la reserva por internet. Tuvimos que llamar porque el navegador no me reconocía la calle. Recomiendo que antes de salir os añadáis el teléfono en contactos.
Es un restaurante muy cálido. Al entrar se ve la cocina a través de los cristales. Ello da un cierto aire de confianza.
La atención por parte de todo el personal fue excelente y la comida inmejorable. Tanto el bonito como el "garrinet cruixent amb fruites" que tomamos de segundos estaban estupendos. Lo recomiendo a los que les encanta el pescado y a los que les encanta la carne.
El precio algo caro aunque tienen menús a precios muy aceptables. Recomiendo consultar la Web del restaurante.
Como curiosidad diré que el agua se sirve en jarra. Que yo recuerde sólo lo he visto en Madrid y en los tiempos en que la totalidad del agua del Canal de Isabel II provenía del Valle del Lozoya.
Es de los pocos sitios en los que en la carta se indica si el plato es o no para celíacos.
En fin, un sitio pensado para que el cliente se sienta a gusto.
Repetiremos.

 

La amabilidad y la profesionalidad del personal que te atiende, está muy por encima de lo que te encuentras a la hora de pagar la minuta. La cocina es excelente, pero una calçotada implica algo mas de lo que te ofrecen, en resumen nunca más

 

Restaurante situado en el corazón de Viladecavalls, Menú de mediodía bien conseguido, incluye pan, coma de vino y agua. La ensalada incluida es realmente poca cosa, aunque el pescado del día a la plancha impresionante, postres correctos, aunque mejorables.El pan muy bueno. El servicio correcto, aunque mejorable en velocidad y atención.

Vistas y local muy buenos.

Restaurante recomendable, con sus más y sus menos.

 

Es la segunda vez que vamos a este restaurante y creo que no serà la última. Hemos pedido unos buñuelos de bacalao ya que a mi pareja le encantaron en nuestra primera visita. Los chipirones a la andaluza un 10: supercrujientes, nada aceitosos y en su punto de sal. Después, un arroz negro con calamar y alcahofas buenísimo. Yo ya no podia más pero no queria irme sin probar los postres: carpaccio de codony amb mató d'Ullstret i fruits secs y lingote de chocolate con aceite y sal: superior!!
El servicio muy correcto: atento pero sin atosigar, las vistas excelentes. Un sitio para recomendar.

 

Platos muy poco elaborados con un precio muy alto parece un restaurante solo para ciertas personas(conocidas)se venden como restaurante certificado para celiacos y les queda mucho que aprender y formar a sus camareros viven del pasado.

Para empezar el ambiente es muy agradable con buenas vistas. Lo que hace muy amena la comida. En nuestro caso si bien fuimos con un descuento no nos salió nada barato, sin embargo la calidad de la comida era altísima con lo cual lo pagas con gusto. Comimos unas anchoas y patatas bravas excelentes de primero y Paella y Arroz negro de segundo que ambos estaban espectaculares. Muy buenos postres también. Para acompañar nos pedimos un Rioja Reserva buenísimo.

 Después de oír hablar tanto de este restaurante finalmente pude probar su cocina la cual me decepcionó bastante, los nombres de los platos estaban más elaborados que los propios platos. Nada destacable, nada sorprendente, como mucho un aprobado justo por ser benévolo y generoso ya que estamos en fiestas.

 

La comida está muy bien y hay variedad, con una presentación correcta y buena cantidad, el servicio muy correcto, rapidez en servir, sitio agradable con vistas a la montaña, y zona de aparcamiento .

  La comida es buena y de calidad, buena cocina. El trato es mas que correcto y el precio aunque no barato es razonable por la calidad de la cocina.

Restaurante con productos locales de proximidad y de calidad, el trato muy bueno y profesional y la comida muy buena, fui con unos amigos que no habían estado nunca y todos salieron encantados, seguiré repitiendo y recomendándolo.

Una cena excelente! Todo buenísimo , desde el pica pica hasta e

Sitio muy bonito y con muy buen servicio Muy buen menú y muy buena carta. Recomiendo las croquetas que están espectaculares y el chuleton de más de 1kg para compartir también muy bueno En verano tienen terraza en la que se está de lujo.

 

Sitio muy bonito y con muy buen servicio Muy buen menú y muy buena carta. Recomiendo las croquetas que están espectaculares y el chuleton de más de 1kg para compartir también muy bueno En verano tienen terraza en la que se está de lujo.

  Comedores luminosos con unas vistas estupendas. Local clásico, en el buen sentido de la palabra, mobiliario de calidad, mantelería, etc. Los platos también podemos denominarlos así, aunque incorporan, sobretodo en los postres, algunos arriesgados. Calidad, elaboración y buen servicio. El precio es el que te esperas al entrar en un restaurante de cierto nivel. En mi caso llevaba un descuento...

  Atencion inmejorable, comida de calidad, muy buena presentacion. De primero pedimos algo para picar...patatas bravas muy originales...croquetas muy buenas y chipirones y calamares exquisitos. De segundo el arroz caldoso con bogavante espectacular y la paella de pato con setas buenisimo. Todo maridado con unos vinos que nos recomendaron muy acertados. Y lis postres..las torrijas con crema catalana y helado para chuparse los dedos y un curiosa crema de regaliz con helado de menta fresca y ajo negro muy buena y refrescante. En definitiva un escelente restaurante muy recomendable. A destacar el trato muy amable y casero que nos ofrecieron. Parecia que nos conocian de toda la vida..y eso no se paga. El precio es algo elevado pero acorde con la calidad. Vale la pena el descuento. Volveremos seguro!!!

Gran presentación de los platos y mejor sabor. Y de trato excelente.
No es un lugar especialmente barato, pero vale la pena cada céntimo de lo que pagas. Tampoco es exagerado, y menos con la calidad de sus productos y su cocina.
Indicar también que nosotros fuimos de carta un domingo para probar los platos que más nos apetecían, pero tiene también menú de fin de semana, por unos 30€ (entre semana diría que es menos).

Fuimos en pareja para descubrirlo y nos sorprendió gratamente. Otro día probaremos el menú, que tiene pinta de estar igual de bueno que todos los platos de la carta.